top of page
  • Foto del escritorAprendemosJuntos

Experimento 🧪: El huevo que flota🥚

Actualizado: 19 abr 2020

Hoy os traemos otro experimento para realizar en casa, de forma práctica y entretenida, con el que nos divertiremos y a la vez que aprendemos ciencia. Es muy simple de hacer y nada peligroso para los/as niños/as, y lo más importante…¡seguro que les encanta!

¿Qué necesitamos? 📝

  • Sal de mesa

  • Azúcar

  • Agua

  • 3 huevos frescos

  • 3 vasos

  • Cuchara sopera


Procedimiento:

  1. Llenamos los 3 vasos con agua

  2. A un vaso, le añadimos ¼ del tamaño en cucharadas de azúcar (de 4 a 6, en función de cómo sea de grande el vaso) y lo removemos hasta que esté disuelta

  3. A otro vaso, le agregamos ¼ del tamaño en cucharadas de sal y lo revolveremos hasta que se haya disuelto

  4. A continuación, colocamos un huevo en cada uno de los vasos

  5. Por último, ¡a observar!, miraremos cuál de los huevos flota y cuál, en cambio, se hunde

¿Qué ha ocurrido?

La explicación de este fenómeno es muy simple: ¡la densidad! Una justificación sencilla a este experimento para explicarles a los/as niños/as es que los objetos se hunden cuando su densidad es mayor a la densidad del líquido. En un principio, un huevo tiene más densidad que el agua, por lo que al introducirlo en el agua, termina hundiéndose en el fondo del vaso. Al agregar otras moléculas (azúcar o sal), aumentamos la densidad del agua, provocando que el huevo flote. En concreto, el agua salada es más densa que el agua dulce, lo que hace que el huevo flote más, llegando hasta la cima del agua. Esto explica por qué podemos flotar con más facilidad en el mar, que en los ríos o piscinas.


💡Consejo: Si después de haber echado sal en el agua, el huevo sigue hundiéndose, debemos agregar más cantidad y volver a remover antes de introducirlo de nuevo. Recordemos que los experimentos no siempre salen a la primera y ¡lo divertido es probar!

22.665 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page